Planes de manejo y control de fauna


Es deseable que cualquier actividad humana sea compatible con el medio ambiente y la presencia de fauna u otros elementos de medio natural en zonas humanizadas suele considerarse beneficiosa por los múltiples servicios que ofrece y como indicadores de calidad ambiental. No obstante, bajo ciertas circunstancias también se producen conflictos por la presencia de fauna, por los daños que producen en cultivos, jardines o diversas infraestructuras y edificios, así como por los riesgos que suponen para la seguridad vial en carreteras, ferrocarriles o aeropuertos.

Además, en los últimos años está surgiendo una nueva problemática asociada a la expansión de especies exóticas, cuyos efectos se están empezando a estudiar pero que ya están regulados incluso desde el punto de vista normativo.

Gran parte de los métodos de control de fauna o de plagas que se utilizan habitualmente se basan en la erradicación o extracción (sistemática o puntual) de animales los cuales, si bien pueden ofrecer resultados a corto plazo, no suponen soluciones definitivas a medio o largo plazo. Por el contrario, SECIM ofrece soluciones integrales que parten de la base de un análisis exhaustivo de la situación de partida para conocer en detalle las causas del problema (origen y movimientos de los animales, focos de atracción, etc.) y proponer medidas de control adecuadas, generalmente dirigidas a la gestión del entorno (manejo del hábitat, erradicación de focos de atracción…) y a la instalación de dispositivos de exclusión permanentes u otros sistemas que eviten la presencia de la fauna. Las técnicas extractivas se utilizarán solamente de manera puntual y de forma complementaria al resto de las acciones de gestión, dentro de planes integrales de manejo.

Seguimiento y control de poblaciones

Sistemas de control y exclusión de fauna